Agenda Volver

Última proyección de CinèFilms: Los asesinatos de mamá

Domingo 29 de mayo a las 20.30h - Los asesinatos de mamá (John Waters, 1994)

El ciclo finalizará el 29 de mayo con Los asesinatos de mamá (Serial mom) dirigida por John Waters en 1994, con Kathleen Turner de protagonista, secundada por el woodyalleniano Sam Waterston, Ricki Lake y Matthew Lillard, a quien posiblemente afectaron de pleno los excesos homicidas de la película, puesto que sólo un año después siguió el mismo camino psicopàtic en Scream (Wes Craven, 1995).

Director, actor, escritor, profesor de cine y fotógrafo, John Samuel Waters jr firmó, en el decenio de los años 70, algunos de los títulos más transgresores de la historia del séptimo arte norteamericano.

Rodeado por el escándalo que provocaron entonces sus producciones, especialmente las enmarcadas dentro de la ‘Trash Trilogy’ (o ‘trilogía del desecho’), su nombre se encuentra íntimamente ligado al de su musa por excelencia, Divine, nacido con el nombre de Harris Glen Milstead y prematuramente desaparecido con sólo 42 años de edad. Precisamente, Divine protagoniza la cinta de culto Pink Flamingos (1972), que integra la ya mencionada ‘Trash Trilogy’ junto con Cosa de hembras (Female Trouble, 1974), de nuevo con Divine, y Desperate Living (1977).

A finales de los años 80, Waters abandonó, almenos parcialmente, su condición de outsider para afrontar proyectos con más pretensiones comerciales. Es el caso de Hairspray (1988), que protagonizan Sonny Bono y su inseparable Divine; Cry Baby (1990), con un reclamo de cartelera tan efectivo como Johnny Depp, y, sobre todo, Los asesinatos de mamá, que cuenta la historia de una madre de familia, organizada, metódica, sistemática, aparentemente civilizada, que, en cambio, está dispuesta a castigar, y no sólo con un tirón de orejas, a todo aquel que no siga las normas tal como las entiende ella, aunque el ‘pecado’ no sea otra cosa que no depositar la basura en el conetnedor correspondiente.

Posiblemente, si se compara esta cinta con las que Waters rodó en 70, se llegará a la conclusión que su carga transgresora es mucho menor. La imagen de Kathleen Turner usando las tijeras por algo más que para cortarse las uñas no resiste comparación con la de Divine comiendo una defecació canina a la última escena de Pink Flamingos.

Pero, aún admitiendo esta dulcificación en el discurso cinematográfico de Waters, tampoco deja de ser cierto que Los asesinatos de mamá no es, precisamente, una comedia al uso. Su humor, hilarante y más rojo que negro dadas las circunstancias, constituye un ataque sin contemplaciones al mito de la happy family norteamericana, cuyos valores deja Waters tan descuartizados como los cuerpos de algunas de las víctimas de la serial mom que interpreta Turner.

Esta entrada fue publicada en Agenda, Archivo, Cinefilms, Eventos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.